Saltar al contenido
VIVIR DE FORMA ECOLÓGICA Y SOSTENIBLE

2 antiinflamatorios naturales: cúrcuma y jengibre

curcuma y jengibre
Compartir

Los antiinflamatorios naturales son una excelente alternativa a la medicina convencional. El jengibre y la cúrcuma son dos de los más conocidos dentro del conjunto de alternativas naturales. A pesar de que no son las únicas, sí que son las más utilizadas y posiblemente más efectivas.

El jengibre, uno de los antiinflamatorios naturales

Más allá de su importancia en la cocina asiática, el jengibre tiene propiedades y aplicaciones medicinales que pueden ayudar en el cuidado de ciertas patologías.

Lo que se consume es su tallo subterráneo, que es apreciado, además, por su característico picante.

El jengibre es un bastión medicinal de la India, Tailandia y China, que ha pasado a formar parte de nuestra cultura hace ya cierto tiempo.

louis hansel shotsoflouis anoUoYxD6oQ unsplash

Permite desinflamar y aliviar ciertos tipos de dolor. Es idóneo para disminuir los dolores articulares y dolencias reumáticas .

Asimismo, cuenta con un efecto energizante que estimula la circulación sanguínea. Las bebidas energéticas naturales suelen utilizar esta planta ya que tiene las ventajas de ser energética, pero carece los químicos que traen las bebidas energéticas convencionales.

Permite rehabilitar el sistema inmune después de que se ha llevado a cabo un entrenamiento de elevada intensidad.

La cúrcuma como antiinflamatorio

La cúrcuma es una planta (cúrcuma longa) que pertenece a la misma familia que el jengibre, y cuya raíz en forma de rizoma tiene un característico color naranja o amarillo intenso.

Es posiblemente el antiinflamatorio natural más potente que podemos encontrar. Es idóneo especialmente para los problemas en tendones y articulaciones. Sus beneficios se extienden a su capacidad como antioxidante.

Actúa como un excelente antiinflamatorio estomacal e intestinal y también es excelente para el hígado.

turmeric 2344157 640

Permite proteger el cuerpo frente al estrés oxidativo. Su papel como detoxificante es debido a que el desarrollo de sus propiedades permite que la bilis inicie un proceso de secreción.

Ayuda a eliminar los dolores dentro de los tendones y de las articulaciones -como en caso de codos, rodillas, manos y caderas-.

Las personas que tienen presión baja y tienden a sufrir de problemas en la circulación también pueden verse beneficiados con su consumo.

Compartir